jueves, enero 21, 2016

ENTREVISTA A EL FARO



La página http://aldeasado.com.ar ha publicado la entrevista a El Faro, realizada por la uruguaya Ana Karen Blanco, escritora de decenas de artículos y relatos sobre Spanking, ganadora de varios premios literarios y autora de la maravillosa novela de temática BDSM "Sin mirar atrás".

"Las personas atropelladas como yo solemos equivocarnos bastante, tanto en nuestras acciones como en muchas de las conclusiones a las que llegamos, sobre todo si se trata de ciertas actitudes.El día que descubrí el blog El Faro me gustó mucho el título, hasta que supe que era debido al nombre de su autor. En aquel momento pensé que debía ser una persona engreída con un nick presuntuoso. Hasta que comencé a leer sus artículos y entonces debí tragarme mis pensamientos.
Busqué en el diccionario de la R.A.E. la palabra FARO y esto fue lo que encontré:
Faro
Del lat. pharus,  isla cercana al puerto de Alejandría, en la que se construyó el más famoso faro de la Antigüedad.
1. m. Torre alta en las costas, con luz en su parte superior, para que durante la noche sirva de señal a los navegantes.
2. m. Farol con potente reverbero.
3. m. Cada uno de los focos delanteros de los vehículos automotores.
4. m. Aquello que da luz en un asunto, lo que sirve de guía a la inteligencia o a la conducta.

Leyendo los artículos de este blog me di cuenta que la cuarta definición es la correcta, tanto para el nombre del blog como para su autor, porque es uno de los mejores sitios en la red para las personas que recién comienzan o/y para aquellos que tienen preguntas sobre prácticas, relacionamiento, dudas, sentimientos de culpa o tantos otros temas dentro del BDSM.El Señor El Faro actúa como tal, dando luz y guiando a los practicantes noveles o a quienes ya no lo son tanto.No sé qué les pasará a ustedes, pero cuando yo debo enfrentarme a una personalidad como la de esta cita me siento bastante apabullada, sabiendo de antemano que no estaré a la altura del entrevistado y deseando que al menos las preguntas sean dignas. Para eso quise conocerlo, saber un poco más de Él y me recibió con una generosidad infinita, haciendo gala de Su caballerosidad y don de gente. El Señor El Faro es el tipo de Dominante que impone respeto aún sin estar físicamente presente, alguien a quien no le hace falta hablar para ejercer Su Rol. Tiene el rostro de la experiencia, la sonrisa bien dispuesta y franca detrás de su barba. Sus ojos escudriñan todo, no dejan pasar ningún detalle, y hasta pareciera que se puede escuchar a su cerebro colocar la información obtenida en el archivo correspondiente, todo calculado con precisión militar.
Hay una frase que dice: “Los silencios también hablan”. Yo les aseguro que delante de este Señor, los silencios –que no eran más que pausas en una conversación- me parecieron gritos estridentes, y creo que acertaría si dijera que Él no solo lo sabía, sino que como buen Sádico gozaba con mi nerviosismo. ¿Y qué se le puede preguntar a semejante personaje? ¿Cuáles serán sus respuestas? Los invito a que me acompañen en esta aventura disfrazada de entrevista.



P:Antes que nada, permítame agradecerle por acceder a esta entrevista para la nueva web de Aldea Sado". Mi primera pregunta: ¿Qué es para Usted el BDSM? ¿Un estilo de vida, un juego meramente sexual, sexo con aditamentos, violencia de género camuflada…?

R:Para mí el BDSM tiene ante todo la utilidad de aportar equilibrio emocional a quien lo practica, además de ser un espacio lúdico.

Para las sumisas que he tenido e incluso en la mayoría de las que he tutelado, he intentado que el BDSM sea algo más que un área lúdica. El BDSM puede aportar alegría, bienestar y equilibrio a la persona que lo practica, tanto en el Amo como en la sumisa, e incluso constituir un instrumento de crecimiento personal muy valioso. Todo ello dentro de lo que he venido en llamar “Dominación Positiva”, que está contenida en un artículo de mi blog que a su vez describe mi estilo de Dominación: “LA ESPIRAL POSITIVA-NEGATIVA”. Yo personalmente he crecido mucho en los años que llevo de práctica del BDSM. Y esto ocurre porque la práctica del BDSM, cuando se hace bien, libera y satisface unas necesidades evidentes y profundas pero que normalmente suelen ser reprimidas y escondidas socialmente, todo ello contribuye a un mayor equilibrio emocional de la persona que los practica, con la única condición de hacerlo bien, con las debidas garantías y respeto. Unas garantías que las reglas y normas orientativas del BDSM aportan.

En cuanto al BDSM como un estilo de vida, si bien soy un Dominante que Me gusta Dominar de una manera que se aproxime a un 24/7, en mí no llega a constituir un estilo de vida, un modo de vida. La vida tiene muchas cosas maravillosas además del BDSM…


P:En su blog nos ha dicho cómo llegar a “ser” sumisa. Ahora, para El Faro… ¿cómo sería, qué características debería tener LA sumisa, SU sumisa?.

R:Ante todo lo que más me atrae de una sumisa es la calidad de su sumisión. Prefiero ante todo la sumisa con mucha vocación de serlo y si es posible con cierta tendencia masoquista. Ahora bien, una sumisa no es un ente abstracto, lleva consigo toda una vida, una personalidad y el que tenga tendencia sumisa es sólo una parte de su manera de ser. Si has de convivir con tu sumisa, has de considerar su carácter de manera global; por muy sumisa que sea, su sumisión será sólo una de sus características deseables.

En mi manera de Dominar los afectos son muy importantes. Siempre digo que una sumisa ama desde el mismo momento que lo es, pues para mí la sumisión es un acto de Amor, por una razón muy sencilla: una sumisa se somete para sentirse sometida, pero al mismo tiempo desea contribuir al bienestar del Amo con su sumisión; en su sumisión se “une” a él de manera que las alegrías o tristezas de él, también lo son de ella. A ese tipo de “unión” en la cual el bienestar del otro es tanto o más importante que el de uno mismo, normalmente se le define como “Amor”.

¿Y el Amo no ama a su sumisa como tal Amo?. Claro, en su rol puede demostrar su Amor de muchas maneras: dedicación, protección, guía, hacerla crecer… y también besos, abrazos, caricias… ¿Por qué no?. Personalmente no podría Dominar una sumisa que exigiera ser tratada “sólo” como un objeto de placer para su Amo. Por supuesto que ésa sería una de las cosas que Me gustaría que fuera, pero hay muchas más cosas en mi manera de ver la Dominación…



P:Por favor, hablemos de su blog. ¿Por qué, para qué y para quién creó su blog? ¿Por qué sus artículos tienen ese tono casi paternal y explicaciones claras y sencillas?. Su blog es altamente didáctico y de muy fácil comprensión. ¿Con qué finalidad le dio esas características?.

R: Mi blog, nació por casualidad y sin proponérmelo, en realidad mis “consejos” fueron escritos para mí mismo cuando daba los primeros pasos en el BDSM. En mis inicios me hice muchas preguntas sobre el BDSM, como todo el mundo supongo. Y como todo el mundo comencé a leer relatos BDSM, los cuales me confundieron aún más. Pronto empecé a sospechar que salvo raras excepciones, los relatos describían un mundo que no podía ser real. De hecho lo primero que les suelo pedir a las personas que tutelo es que olviden lo aprendido leyendo relatos.

Fueron tantas las dudas que tenía, que al final y para no perderme, hice una lista de ellas, prometiéndome contestarlas todas con disciplina. Como no pudo ser de otra manera, al final tuve que buscar ayuda para resolverlas. Tuve dos excelentes mentores en la persona del Sr. Dragón y el Sr. Ayala, los cuales fueron de una ayuda inestimable. Cuando nos volvemos a ver, Dragón aún me recuerda que los primeros apuntes sobre mis “consejos” los tomé en una servilleta, mientras él contestaba algunas de mis preguntas en uno de los primeros cafés que él y su sumisa lena{DR} organizaron cerca de Alicante.

Cuando terminé de resolver mi lista de dudas, había reunido un número considerable de ellas y pensé que habría otros Dominantes que también estarían pasando por lo mismo que yo. Así que me decidí a publicarlas. De esta manera nació mi primer artículo: “100 consejos para encontrar tu sumisa en la red”. Lo publiqué en varias páginas con un éxito inesperado. Los comentarios fueron todos elogiosos y abundantes, lo que es extremadamente raro en un mundo como es el del BDSM, en el que suele haber discrepancias y críticas a casi todo (y a veces muy mordaces).

Animado por el éxito y por mi vocación pedagógica creé mi blog y me prometí escribir más consejos no sólo para Dominantes, sino también para mujeres con vocación de sumisa. A lo largo de los años he publicado en mi blog un total de 400 consejos y dudas resueltas, seleccionadas de las muchas que me hacen, gente que escribe a mi blog, además de diversos artículos siempre ilustrativos sobre el BDSM. Muchos me han sugerido que escriba un libro con todo ello, pero siempre me niego, quiero que la gente tenga en mi blog, gratuitamente y en toda su extensión, mis escasos pero al parecer útiles conocimientos.

Aun así, hay mucha gente que me pide que escriba más, pero creo que todo lo que sé ya está en mi blog. No obstante siempre digo que si a alguien le quedan más dudas sobre BDSM después de leer mi blog, que me las hagan llegar. Hay mucha gente que me escribe pidiendo consejo sobre BDSM a las que contesto siempre, lo hago con sumo placer. Algunas personas me han pedido que sea su Tutor en BDSM. Nunca me he negado a hacer una Tutoría y de manera desinteresada, pues es mi vocación, aunque ya últimamente pido hacerlas de viva voz (Teléfono, Skype de voz, entrevista personal, etc), porque de lo contrario, y aunque me gusta educar, no podría atender a todos lo que me escriben.



P:Dentro del BDSM hay personas que dicen haber sentido inclinación por este juego en determinada época de su vida. ¿A qué edad descubrió que le gustaban las prácticas BDSM? ¿Siempre tuvo rol Dominante o en algún momento fue sumiso?

R:Que yo recuerde, y desde que descubrí mi sexualidad, mis fantasías fueron siempre Dominantes y algunas veces sádicas. Ambas siempre han ido unidas, aunque la D/s tomo mayor preponderancia sobre el S/m a medida que crecía y mi sexualidad iba haciéndose más madura. Otra cosa es que lo aceptara como algo que se podía practicar sin riesgo, eso me costó mucho. Comencé a admitir que podría pasar de la fantasía a la acción cuando conocí el BDSM y sus reglas. Con él descubrí la posibilidad de que mis fantasías podían ponerse en práctica sin riesgo, sólo había que seguir unas normas muy sencillas (SSC) y el respeto por los límites de la otra persona.

En una etapa más madura y coincidiendo con mis primeros escritos en el BDSM, descubrí con gran alivio que el BDSM no está reñido con el Amor y los afectos a tu pareja D/s, esto me decidió a terminar de canalizar mi sexualidad a través del BDSM.

Siempre me he sentido muy a gusto en el rol de Dominante, al principio no lo entendía, pues suponía erróneamente, como casi todos solemos creer al principio, que un Dominante debe tener un carácter altivo, enérgico y adusto, cuando mi carácter es empático, afectuoso y con sentido del humor. Y es que una vez más el carácter no define la tendencia. La autoridad que tiene un Dominante frente a su sumisa es algo que sale de su interior sin aspavientos ni posturas raras. La fuerza interior de un buen Dominante fluye constante, se dobla pero no se rompe, se amolda pero no cede, restringe pero no ahoga.



P:¿Podría explicarnos qué diferencias hay entre la Old Guard y la New Guard? ¿Su pensamiento adhiere a alguna de estas corrientes?

R:Hay una corriente actual en el BDSM (la “New Guard”) que da como caducas la mayoría de las Reglas, Normas y Costumbres que con más o menos observancia se dan en el seno de la Comunidad BDSM, los que aún continuamos usándolas parece que estamos en la”Old Guard”.

Personalmente me inclino a seguir observándolas porque las tres Reglas de Oro (SSC) y otras normas, hacen del BDSM un sistema estructurado y seguro. La existencia de estas normas ayuda a evitar daños tanto físicos como psicológicos a quienes lo practican.

Pero es que además los protocolos y las normas ayudan a crear un “clima” D/s en la pareja. En mi blog escribí un artículo que precisamente se titulaba EL PROTOCOLO, UNA FORMA FÁCIL DE CREAR EL “CLIMA“ EN UNA RELACIÓN BDSM”.

Por estas razones y definitivamente, me quedo en el seno de la “Old Guard”.



P:Un Amo responsable debería tener determinadas características. ¿Podría indicarnos cuáles serían las más importantes e imprescindibles según su parecer?

R:Las virtudes que hacen un buen Amo nadie las sabe, entre otras cosas porque lo que es un buen Amo para una sumisa, no lo es para otra y porque depende del carácter de cada Dominante (creo firmemente que cada Dominante debe Dominar de acuerdo con su carácter, de lo contrario estará abocado al fracaso). No obstante he aquí una lista de las virtudes que según mi criterio son propias de un buen Amo:

-RESPETO: un buen Amo es el que en su Dominación hace del respeto a su sumisa la primera de las virtudes.

-AUTODOMINIO: un buen Amo tiene el suficiente autodominio para no exceder los límites de su sumisa. Es disciplinado y es un ejemplo de orden y buena conducta para su sumisa.

-PACIENCIA: un buen Amo es el que es comprensivo con los errores de su sumisa. Para él es más importante su actitud sumisa que los errores puntuales que pueda cometer.

-AUTORIDAD: un buen Amo tiene autoridad sin necesidad de ser prepotente ni distante. Se siente seguro, y por ello muestra una fuerza interior tranquila y sin exageraciones. Sabe Dominar con un estilo sereno y natural.

-MADUREZ: un buen Amo tiene una personalidad madura. Es firme cuando Domina y en sus convicciones y decisiones, convirtiéndose en un punto fuerte para su sumisa.

-EQUILIBRIO: un buen Amo tiene una personalidad equilibrada. Sabe ser firme, pero no grita ni muestra su enfado por la conducta de su sumisa, la corrige sin agresividad y de manera justa y apropiada. Sabe dar órdenes de manera natural y sin afectación.

-FLEXIBILIDAD: el Amo seguro de su autoridad es flexible, porque no hay nada más frágil que la extrema dureza, no hay autoridad más duradera que la que se dobla pero no se rompe, la que se amolda pero no cede, la que restringe pero no ahoga.

-CABALLEROSIDAD: un buen Amo es ante todo un caballero, es honesto, nunca miente y es respetuoso con su sumisa.

-HUMILDAD: un buen Amo es humilde y está dispuesto a pedir disculpas a su sumisa por haber sobrepasado sus límites y aprender cada día lo que la Dominación de su sumisa le pueda enseñar.

-LABORIOSIDAD: un buen Amo trabaja por su relación, dedicando tiempo y esfuerzo al Dominio, la guía y el control que su sumisa necesite.

-CONOCIMIENTO: un buen Amo se esfuerza en conocer la Dominación en general y a su sumisa en particular, como tal sumisa y como persona de manera global. Estudia su carácter, sus deseos y sus fantasías, las cuales tiene muy en cuenta en su Dominación.

-POSITIVO: un buen Amo es positivo con su sumisa, procurando su satisfacción, valorando y estimulando su buen comportamiento sumiso.

-CUIDADO: un buen Amo contribuye al crecimiento y cuidado de su sumisa como tal sumisa y como persona en general.

-AFECTIVIDAD: un buen Amo no teme mostrarse afectuoso y amable con su sumisa, porque se siente fuerte y seguro en su autoridad y sabe que su sumisa no percibirá su afecto como debilidad.

-GENEROSIDAD: un buen Amo sabe ser emocionalmente generoso con su sumisa y dar tal sensación de riqueza interior, que en lugar de parecer débil da la impresión de ser un Dominante fuerte y sobre todo seguro de sí mismo.


P:Una sola vez creo haber entrado en lo que se conoce como “subspace”. Fue en una
circunstancia muy especial y jamás se volvió a repetir. Sin embargo, un Amo a quien respeto profundamente dice que no existe el subspace, porque si le diera un azote a la sumisa que lo está viviendo, enseguida la sacaría de ese estado. Entonces ¿existe el subspace? ¿Qué diferencia hay entre el subspace y el éxtasis que conseguía, por ejemplo, Santa Teresa de Jesús u otros santos.


R:El subspace se suele experimentar durante una sesión SM especialmente intensa y en él la persona sumisa entra en un estado alterado de conciencia provocado por unas substancias dopantesque el mismo cuerpo segrega (endorfinas).

En mi opinión no hay que buscar en este estado nada místico ni especial, ni mucho menos una situación en la que la sumisa se sienta más sumisa. Simplemente lo que ocurre (según mi experiencia con sumisas) es que como reacción al dolor, el organismo segrega endorfinas (al igual que ocurre cuando hacemos ejercicio), pero esta vez de manera excesiva, lo que sumerge a la persona sumisa en un estado de abotargamiento en el que apenas percibe los estímulos externos e incluso tiene dificultad para coordinar sus movimientos.

En mi experiencia como Dominante sólo lo he visto dos veces y en dos sumisas diferentes y lo único que me reportaron fue que en su estado no sabían cómo moverse, se sentían incapacitadas de mover su cuerpo de forma coordinada y de pensar con claridad. Azotar a alguien que ha entrado en el subspace es inútil porque los azotes no se sienten. He leído de sumisos que describían los azotes en ese momento como “gotas que caen sobre hojas en Otoño”, no sentían nada. Es un estado en el que la persona sumisa no se siente especialmente bien ni mal, simplemente está sumergido en un estado de aturdimiento provocado por las drogas internas.

En cuanto al Amo del que hablas, no creo que con un azote de más sacara a una sumisa del subspace. Azotar a alguien que está dentro del subspace es no sólo inútil, es además contraproducente al no poder apreciar la persona sumisa el daño que se le está infringiendo. Es posible que en su estado de ofuscación no recuerde ni cuál es su Palabra de Seguridad.

El éxtasis descrito por Santa Teresa debió ser sin duda otra cosa diferente al subspace. Para documentarse recomiendo leer un excelente artículo que he encontrado en El éxtasis de Santa Teresa en el que se dice que estos estados no son desconocidos para la medicina moderna y según parece fueron consecuencia de enfermedades anteriores que Santa Teresa padeció (tenía una salud muy precaria).



P:¿Cuál es su opinión sobre las cuadras?

R:No tengo nada en contra de las cuadras, con la condición de que el Amo sea muy HONESTO, sincero y transparente en cuanto a la existencia de las otras sumisas. También debe serlo respecto a la dedicación, el nivel en el que podrá Dominarlas y el tiempo que podrá dedicar a cada una de ellas según sus necesidades. Si cada sumisa conoce todos esos detalles y aun así, desea estar bajo su Dominio, no veo inconveniente en que un Amo tenga varias sumisas a la vez. De hecho, es frecuente que algunos Amos tengan más de una sumisa, al menos de manera temporal.

El problema principal de este tipo de relaciones es el tiempo, la atenciónque el Amo pueda dedicar a cada sumisa y con ello los inevitables celos que puedan surgir y todo ello, a pesar de que el Amo sea muy honesto y claro desde el principio respecto a la existencia de las otras sumisas.

Otra cosa diferente sucede con la figura del Amo-Tutor. Se trata del Tutor que ejerce de Amo temporal y sólo como parte de su tutoría, con aquellas sumisas que quieran adquirir una experiencia real de sumisión antes de elegir su Amo definitivo. Una vez que la sumisa lo haya elegido, un Tutor honesto debería desaparecer de la vida de su tutelada como Amo, pasando a ser su amigo y consejero, siempre que la sumisa lo desee así y su Dominante lo permita.



P: ¿Existe el poli-amor? ¿Qué opina de él?

R:¿Por qué no? Según la Wikipedia el Poliamor es “un neologismo que significa tener más de una relación íntima, amorosa, sexual y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados.”

La imposibilidad de amar como pareja a dos personas a la vez es un invento absurdo de nuestra civilización occidental. Nadie ha demostrado científicamente la imposibilidad de que una persona pueda amar a dos personas y tenerlas como pareja a la vez. Es difícil, desde luego, pero teóricamente posible; todo depende del nivel en el que se quiera vivir este doble, triple, etc, amor.

En efecto, si ambas personas objeto de poliamor (aquí hablaré sólo del caso de dos sumisas con un Amo) viven en sitios separados, resulta todo mucho más fácil que si los tres viven en la misma vivienda, compartiendo tiempo y espacio. Depende del planteamiento en la convivencia.

Convivir con tu pareja es a veces complicado, pero la complicación sube de manera exponencial a medida que aumenta el número de poli-parejas para un solo “consorte”, sobre todo si todos viven juntos y están viendo “todo” a cualquier hora del día (o de la noche).

El primer problema es de índole práctico: cada uno de nosotros tenemos nuestras pequeñas manías y defectos, además emitimos ruidos que otros no desean, ocupamos espacios que otros quieren, movemos cosas a sitios que otros necesitan, dejamos las cosas de una manera que a otros no les gusta, etc, etc. Y todo ello si lo multiplicamos x 2, x 3….

Cuando se ama a dos personas, siempre hay una que fue la primera en llegar y otra que lo hizo después. Por mucho que el Amo se esfuerce por amarlas y demostrarles su amor por igual, lo bien cierto es, que la primera se encuentra de pronto con que la atención del Amo hacia ella se ha dividido por dos… e imagina que su amor también. Esto inevitablemente le producirá cierta frustración.

Además el Amo ha de tener una gran madurez, autodominio, dedicación, energías, tiempo y sobre todo una gran serenidad para poder dedicarse a las dos por igual (creo firmemente que establecer rangos de atención entre ellas sería tentar al desastre) y no convertirse él mismo en un problema y una fuente de nervios y enfados debido a la frustración que le produzcan los problemas, con y entre, sus sumisas.

Pero el principal problema (del cual, los demás problemas suelen ser sólo síntomas), es el afectivo. Cuando vemos a la persona amada dedicarse afectuosamente a otra, siempre nos da por pensar que se le dedica más amor y afecto a la otra, que a nosotros. Somos incapaces de recordar con objetividad lo bien que lo hemos pasado cuando la persona amada estaba dedicada a nosotros. Cualquier tiempo dedicado a la otra siempre es mayor que el que nos dedica a nosotros y su Amor es siempre de mayor calidad cuando está con la otra persona que cuando está con nosotros… algunos a esto le llaman celos, pero a veces se trata de simple falta de objetividad y muchas veces inseguridad de que la otra le quite el amor de su Amo.

Quizá algún día intente esta aventura, ¿quién sabe?. Todo es encontrar las personas adecuadas para ello.



P:Cuando se pasa la barrera de los 50 o los 60 y no se tiene compañero de juego “fijo” o “permanente” se hace muy difícil seguir sesionando, aunque es más fácil para un Dominante (hombre o mujer) conseguir sumiso o sumisa, que para una sumisa madura conseguir Dominante. ¿Qué nos aconsejaría a las sumisas que, a pesar de la edad, queremos seguir entregando nuestra sumisión a un Amo?

R:Hay una cosa que, después de varios años tutelando, principalmente a sumisas, tengo claro: las sumisas tienen mucho más difícil encontrar su Amo-Pareja, que a una pareja vainilla. Quizá se deba a que en un Amo-Pareja se intenta encontrar lo que se desea de una pareja vainilla, pero además ha de tener las virtudes de un buen Amo (es muy común dar con Pseudo-amos que, encima, creen que lo saben todo). Tanto es así que a veces me ha sido difícil convencer a algunas de mis tuteladas que no desesperen en su búsqueda después de varios fracasos. Afortunadamente y aunque a algunas les cuesta mucho (a veces más de un año), trabajando mucho el área de relaciones, la mayoría lo consiguen a medida que van aprendiendo cómo elegir mejor a su posible Amo.

Respecto al factor de la edad, lo que quizá ocurra, es que las mujeres llegadas a cierta edad creen que no pueden ser deseables, porque al no ser jóvenes y bellas, no se consideran sexualmente atractivas, creyendo erróneamente que el atractivo de una sumisa sólo consiste en estos dos atributos. Este error proviene del mundo vainilla (y todos procedemos del mundo vainilla), pero éste es otro mundo. En nuestro mundo BDSM el principal atractivo de una sumisa es (o al menos debería serlo) su sumisión, su entrega. La belleza física aquí también es importante, pero no tanto como lo es para el mundo vainilla.

Por otra parte, así como la belleza es un bien social muy reconocido para una mujer, otros aspectos de su personalidad también pueden ser muy deseables: la simpatía, la espontaneidad, la belleza interior… y sobre todo, para un Dominante con vocación, la calidad de su sumisión.

Mi consejo final sería que hicieras una lista de valores que sin duda tienes y los hagas valer. Trabaja por encontrar tu pareja. No esperes a que tu Amo venga, sal al mundo BDSM, hazte valer y elije bien (tu mayor experiencia en la vida es aquí una ventaja).

En el fondo se trata de NO jugar en campos propuestos por otros, por ejemplo en el campo de la juventud, elije tu propio campo.

No hay comentarios: